Este es un proyecto de memoria histórica en constante expansión. Un proyecto para no olvidar, para recordar a aquellas mujeres y hombres que fueron asesinados construyendo y reclamando justicia social. Los nadies, nuestros líderes sociales, nuestros muertos, y nosotros mismos. Los nadies, los que creemos que otra Colombia es posible: una Colombia donde todos cabemos, donde la tierra es para quien la trabaja, donde los recursos naturales deben ser protegidos, donde la educación y la salud no son privilegios, donde la vida es sagrada.

Los nadies, un término inspirado en el poema de Eduardo Galeano del mismo nombre, es el reconocimiento, más no la aceptación, de una realidad que históricamente nos sitúa del lado de quienes han sido oprimidos, negados, marginados, señalados, descartados, desaparecidos, asesinados: Los nadies, los campesinos desplazados y despojados. Los nadies, los engañados, acribillados y maquillados como falsos positivos. Los nadies, los pobres explotados que hacen ricos a otros y que no tienen derecho a la salud, ni a vivir con dignidad. Los nadies, los que piden educación y les vuelan los ojos, los que se denuncian la corrupción y son exiliados. Los nadies, los colombianos, los que vivimos en un país ajeno, en una tierra que ya no nos pertenece, que fue usurpada y privatizada, pero que aún pagamos religiosamente, sin ser nadie, sin tener derecho a nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos (…) Los nadies, que cuestan menos que la bala que los
mata.

Eduardo Galeano. 1989. Los nadie. El libro de los abrazos.